Mamitu Gashe, la cirujana analfabeta que se convirtió en una médico de renombre mundial

 

¿Cómo una mujer analfabeta se convirtió en una de las cirujanas más prestigiosas de Etiopía y el mundo?

Mamitu Gashe, quien actualmente tiene 72 años, pasó de vivir en una pobre aldea africana a trabajar en uno de los más renombrados hospitales de la capital, Addis Ababa.

Ahí llegó después de complicaciones con un embarazo, a sus cortos 16 años.

Después de perder su bebé, fue tratada por una fístula obstétrica, un padecimiento común en países dondelas mujeres embarazadas tienen escaso acceso a cuidados de salud.

Sin saber leer ni escribir, los dueños del hospital la tomaron bajo su tutela, la enseñaron a curar a otros pacientes que sufrían de la misma condición y la entrenaron para desarrollar complejas cirugías.

La inspiradora historia de Mamitu Gashe le ganó un puesto en la lista de las 100 mujeres más influyentes en 2018 de la BBC, así como otros reconocimientos y premios internacionales.

¿Cómo sucedió todo esto?

Fístula obstétrica

Mamitu Gashe se casó a los 14 años con un hombre más de 10 años mayor que ella, luego de que los padres de ambos arreglaran la unión.

“Yo era muy joven y no entendía bien lo que estaba pasando. Pero mi esposo era un caballero. Hizo todo lo que pudo para hacerme feliz”, le contó Gashe al programa radial Outlook de la BBC.

Mujeres embarazadas en Etiopía

La complicación desarrollada por Gashe es bastante común en países como Etiopía.

La adolescente quedó embarazada a los 16 y su futuro hijo fue motivo de alegría.

Ambos asumieron que formarían una familia y serían felices, pero cuando llegó el momento de dar a luz, Gashe comenzó a sentir dolores que no parecían normales.

Cuatro días después de haber entrado en trabajo de parto, el bebé no nacía. “En ese punto se dieron cuenta de que el bebé había muerto“, recuerda.

Ella quedó devastada por la noticia, pero lo peor estaba por comenzar. Después del parto, el dolor no desapareció y otros síntomas comenzaron a presentarse. La adolescente incluso contempló el suicidio.

“Además de los dolores, también me era imposible controlar mi vejiga y tampoco podía contener los deseos de defecar. Era vergonzoso”.

Mamitu Gashe había desarrollado una fístula obstétrica, una condición que se puede presentar durante la salida del bebé, cuando este queda atascado en el canal de parto.

paciente en quirófano.

Las fístulas obstétricas son comunes entre aquellas mujeres que tuvieron un embarazo en el que el bebé se atoró en el canal del parto.

Como consecuencia, en la mayoría de los casos los bebés mueren y las madres sufren severas heridas internas e incontinencia.

Aunque las fístulas pueden ser reparadas mediante cirugía, en lugares donde las personas tienen acceso restringido a los cuidados de salud, las consecuencias de esta condición pueden ser devastadoras para las mujeres.

Pueden orinarse y defecarse, lo que las lleva a sufrir una pobre calidad de vida, así como humillaciones y hasta la posibilidad de ser expulsadas de sus comunidades.

Aprendiendo a operar

Gashe fue llevada al hospital Princess Tsehai, localizado en Addis Ababa. Allí trabajaban dos reconocidos especialistas en cirugía de fístula, los doctores Reg y Catherine Hamlin.

“En cuanto llegué me trataron con compasión y comencé a sentirme mejor”, recuerda.

Catherine Hamlin y Mamitu Gashe.

Mamitu Gashe junto a uno de sus mentores, la doctora Catherine Hamlin.

Recuperarse del todo le tardó dos años. Para entonces los doctores le habían tomado cariño a la joven, al observar su humildad y disponibilidad para ayudar a otros.

Cuando estuvo recuperada por completo, Gashe comenzó a hacer pequeñas tareas en el hospital.

“Hacía las camas, doblaba las sábanas y cosas así. Luego continué haciendo cosas por los pacientes de la misma manera en que me ayudaron cuando yo llegué”.

Eventualmente el doctor Reg notó su interés en aprender cómo funcionaba el hospital. así que la llevó al salón de operaciones para que observara cómo se hacían los tratamientos.

“Primero me daba pequeñas tareas para completar. Él hacía la mayor parte de la cirugía y yo la completaba. Gradualmente fui haciendo más y más para entrenarme”.

Gashe comenzó cosiendo heridas al final de las operaciones y luego pasó a hacer las incisiones iniciales. Luego de algún tiempo, fue capaz de completar las cirugías por sí misma.

“Mi problema era que no había tenido ninguna educación formal. No había ido a la escuela, así que no sabía leer ni escribir. Todo lo que sabía me lo habían enseñado los Hemlin”, destaca.

Primero me daba pequeñas tareas para completar. Él hacía la mayor parte de la cirugía y yo la completaba. Gradualmente fui haciendo más y más para entrenarme”. Mamitu Gashe

Poco después, sus tutores terminaron construyendo un hospital más grande (el Hamlin’s Addis Ababa Fistula Hospital) en una mejor área y le pidieron a Gashe que se uniera a ellos como parte del persona médico.

Ella aceptó, y para eso se mudó a la capital. De vez en vez iba a visitar a su familia a la aldea, y eventualmente decidió terminar la relación con su esposo para continuar trabajando con los pacientes.

Para Gashe se trataba de ayudar a gente necesitada como ella, muchas de las que también provenían de aldeas sin clínicas ni medicinas.

Reconocimiento mundial

Bajo la guía y capacitación de los Hamlin, Gashe ha llegado a ser reconocida como una de las mejores cirujanas de fístula del mundo, a pesar de no haber ido a una escuela convencional de medicina.

paciente en camilla.

En Etiopía, las complicaciones relacionadas con fístulas obstétricas son comunes, debido a que muchas personas viven en áreas rurales con escaso o ningún acceso a los servicios de salud.

“Incluso ahora, todavía no tengo una educación formal, sino que aquí he aprendido las cosas, poco a poco”.

“Me siento feliz y orgullosa de lo que he logrado, pero a veces me pregunto si merezco todo este reconocimiento”.

Gashe dice que el reconocimiento a su trabajo comenzó luego de recibir una visita del Colegio Real de Cirujanos de Londres en su hospital.

“En ese momento yo era la única cirujana principal, pues los Hemlin estaban de vacaciones. Cuando ellos regresaron les pidieron a los visitantes que asistieran a una de mis cirugías. Tuve que hacer una complicada operación donde Reg Hemlin era mi asistente”.

“Cuando terminé me dijo que estaba muy orgulloso de mí”, recuerda.

Gashe en el hospital.

Mamitu Gashe: “Me siento feliz y orgullosa de lo que he logrado, pero a veces me pregunto si merezco todo este reconocimiento”.

En 1989 ganó la Medalla de Oro otorgada a especialistas en cirugía del Colegio Real de Cirujanos de Londres.

Su experiencia personal como paciente de fístula la dotó de un profundo sentido de la empatía hacía aquellos pacientes que acuden al hospital.

“Nosotros sabemos lo que pasan esos pacientes porque una vez estuvimos en esa posición. A ellos los calma tremendamente saber esto”.

El problema de las fístulas está muy extendido en Etiopía, pues hay muchas personas viviendo en áreas rurales con escaso o ningún acceso a los servicios de salud. Cuando las mujeres entrar en etapa de parto, no tienen acceso al tratamiento o cuidado correcto.

Mamitu Gashe operando.

Gashe dice que no tiene planes de volverse a casar ni tener hijos.

Sin embargo, Gashe dice que “las cosas han mejorado ahora, con muchos hospitales y clínicas construyéndose en todo el país”.

Respecto a su vida personal, luego de la muerte del doctor Reg Hemlin, Mamitu Gashe dedica gran parte de su tiempo libre a cuidar de Katherine, quien tiene 95 años.

Asegura que no tiene planes de casarse de nuevo, ni tener hijos.

“Todos los pacientes aquí son como mis hijos. Algunos de mis hermanos y hermanas se han mudado a la ciudad, así que sus hijos son como si fueran míos”.

“En general soy muy feliz”, dice.

 

Fuente: BBC Mundo

Cómo ayudar a un ser querido que sufre problemas mentales

 

A veces parece obvio que alguien cercano está pasando por un momento difícil, y sin embargo no es sencillo saber si es una etapa o si es algo más grave y tiene un problema de salud mental.

Aunque ciertos síntomas se asocian inmediatamente con determinadas enfermedades mentales, no hay dos personas que se comporten exactamente igual cuando están enfermas.

Desde la Mental Health Foundation enumeran varias patologías de este tipo, que van desde la ansiedad, la depresión o los ataques de pánico a otras más graves como la esquizofrenia o el desorden bipolar.

Atención a las señales

“Estas personas pueden tener períodos en los que experimentan una realidad propia. Pueden escuchar voces, ver cosas que nadie más ve, tener creencias inusuales, sentirse excepcionalmente importantes o dar un significado especial a eventos cotidianos”, dice la fundación.

Si conoces bien a la persona, puedes notar cambios en su comportamiento o estado de ánimo y es entonces cuando saltan las alarmas.

Puede haber dejado de comer, de dormir, puede estar más irritable o estar bebiendo mucho. Son señales que no deberías dejar pasar.

¿Cómo podemos ayudar a un amigo o familiar con problemas de salud mental?

Cuatro de cada 100 personas sufren ansiedad, según investigadores de la Universidad de Cambridge.

Cuatro de cada 100 personas sufren ansiedad, según investigadores de la Universidad de Cambridge.

Si sospechas que alguien de tu entorno sufre por estas razones, lo primero que recomiendan los expertos es que encares el problema con paciencia, haciéndole saber a tu ser querido cuánto te importa y dándole tu apoyo incondicional.

Actividades juntos

“Anímalo a establecer metas pequeñas, pero no proponga cosas imposibles”, explica Linda Gask, una psiquiatra jubilada con 30 años de experiencia que también ha escrito sobre sus propias vivencias lidiando con la depresión.

Otra de sus recomendaciones es la de mantenerse tan activo como sea posible, hacer ejercicio o actividades que le gustaban mucho y que puede haber dejado de hacer.

Un abrazo entre amigos

Deja que te cuente lo que le pasa cuando quiera. No le presiones, dicen los expertos.

Lo mejor, dice, es volver a esas actividades juntos.

“Mis amigos me preguntaban todo el rato ‘¿qué te pasa? ¿qué te pasa?’ Y yo siempre contestaba lo mismo: ‘nada, nada’. No era capaz de hablar de eso”, le cuenta a BBC 5 Radio el poeta y músico Hussain Manawer.

Un espacio seguro

Y es que precisamente otra recomendación de los expertos es que no le presiones.

Déjale que te cuente cuando quiera y la parte del problema que quiera.

Y sobre todo, no lo juzgues. Crea un espacio seguro para que tu amigo o familiar pueda comunicarse con confianza.

Lo mejor que puedes hacer en una situación así, es escuchar.

Mujer en la consulta de un psiquiatra

Es importante que puedas orientar a tu amigo o familiar sobre cómo buscar ayuda profesional.

“Es cuando esa persona te cuenta lo que le pasa, cuando puedes valorar cómo de mal están las cosas y puedes ver si ha perdido toda la esperanza”, dicen los expertos del Royal College of Psychiatrists de Reino Unido.

Eso sí, mantén las preguntas abiertas. En lugar de decirle “puedo ver que estás muy deprimido”, es mejor decirle “¿por qué no me dices cómo te sientes?”.

Ayuda profesional

Nicole Krystal, que sufría de ansiedad, recomienda que tengas en cuenta que túsolo no podrás sacar a tu ser querido del pozo.

Así que no intentes diagnosticar o adivinar sus sentimientos. Aunque eres un apoyo valioso, no eres un consejero médico.

Aquí es donde la Mental Health Foundation recomienda hablar de la búsqueda de apoyo profesional y es importante que puedas orientar a tu amigo o familiar sobre cómo hacerlo.

Hombre asustado

A veces ni los afectados se dan cuenta, pero hay algunas señales que pueden indicar que tu ser querido sufre desórdenes mentales.

“Una vez que comencé la terapia, tenía mucho más control sobre mis propios sentimientos, me sentía menos ansiosa”, afirma la periodista y escritora Poorna Bell hablando de su experiencia.

Pero lo más importante para ella es que tenía a alguien “completamente imparcial con quien podía hablar”.

“Ser positivo no siempre significa que eres feliz. Para mí ser positivo es ser capaz de aceptar todo tipo de emociones como ser humano”, dice Hussein.

Fuente: BBC Mundo

Por qué es importante la luz solar para dormir mejor y cómo puede influir en nuestra calidad de vida

 

El ciclo de sueño y vigilia es uno de los comportamientos humanos más importantes. A tal grado, que pasamos una tercera parte de nuestras vidas durmiendo y no podríamos sobrevivir sin dormir.

Durante el sueño, nuestro cerebro almacena y procesa información. El cuerpo elimina toxinas y se repara, permitiéndonos así funcionar correctamente cuando estamos despiertos.

Incluso la falta de sueño durante periodos cortos afecta significativamente nuestro bienestar.

La mayoría de nosotros empezamos a dejar de funcionar bien con tan solo una noche sin dormir. Y después de tres noches (sin dormir) funcionamos muy por debajo de los niveles normales.

Un estudio sugirió que, después de 17 a 19 horas de permanecer despierto, el desempeño en tareas cognitivas puede ser similar a haber ingerido demasiado alcohol.

Y los efectos empeoran con el tiempo.

El periodo más largo sin dormir que se haya documentado es de 11 días, lo cual provocó serios cambios cognitivos y de comportamiento, así como problemas de concentración, memoria a corto plazo, paranoia y alucinaciones.

Si bien los científicos comprenden bien desde hace tiempo la importancia de dormir lo suficiente, a veces se puede pasar por alto el rol fundamental que desempeña la exposición a la luz.

El reloj del cuerpo

La razón por la cual la luz es tan importante es porque ayuda a establecer nuestro ritmo circadiano —o reloj corporal— a través de sensores de luz especializados dentro del ojo.

Nuestros ojos detectan el ciclo de luz y oscuridad en nuestro entorno y ajustan el ritmo circadiano del cuerpo para que el día interno y externo coincidan.

Este proceso es tan importante que las personas que tienen lesiones oculares graves pueden encontrarse con que su reloj corporal está fuera de sintonía, lo que provoca problemas de sueño.

 

Una mujer se estira en la mañana

Sin ningún acceso a la luz, el reloj del cuerpo humano parece quedar a la deriva, agregando aproximadamente media hora a su ciclo de 24 horas por cada día de oscuridad.

El jetlag, o descompensación horaria que se vive al viajar largas distancias a través de varias regiones horarias, es el ejemplo más obvio del efecto que puede tener la luz.

La exposición a a la luz en la nueva zona horaria ayuda a restablecer nuestro reloj corporal a la hora local, diciéndonos la hora correcta para dormir.

En 1800 la mayoría de las personas de todo el mundo trabajaban fuera y estaban expuestas al cambio de día a noche.

Actualmente, muchos de nosotros nos perdemos estas señales ambientales mientras trabajamos bajo techo. Mientras que oficios como la agricultura y la pesca, por ejemplo, ahora representan solo el 1% de los empleos en Reino Unido.

Nos hemos convertido en una especie privada de luz, lo que tiene consecuencias de largo alcance para la calidad de nuestro sueño y, por consecuencia, de nuestro bienestar.

La cantidad óptima varía de persona a persona, pero sabemos que nuestros cuerpos necesitan estar expuestos a una luz muy brillante que la mayoría de la iluminación interior no proporciona.

Un efecto secundario que destaca es el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), una forma de depresión que se cree que afecta al 2-8% de los europeos y está relacionada con la falta de exposición a la luz solar.

Y hay muchas otras áreas en las que la falta de luz natural ha causado problemas.

Trabajando el turno de noche

Si bien muchos de nosotros no estamos recibiendo suficiente luz natural, para los trabajadores nocturnos este es un problema particularmente notable ya que tienen que laborar en un momento en el que el reloj corporal prepara al cuerpo para dormir.

Esto lleva a que el estado de alerta y capacidad de rendimiento sean bajos.

 

Un hombre mueve un asilla.

Aunque es posible que intenten reponerse durmiendo durante el día, el sueño suele ser más corto y de menor calidad.

En pocas palabras, trabajan cuando están soñolientos y duermen cuando están activos. Los efectos negativos para la salud de estos horarios apenas se están abordando.

A corto plazo, puede provocar respuestas emocionales anormales eincapacidad para procesar la información correctamente.

A largo plazo, muchos aspectos de la salud pueden verse afectados por el trabajo nocturno, lo que puede acortar la esperanza de vida hasta en seis años.

Hasta el 97% de los trabajadores que laboran en las noches no se adaptan a las demandas de su patrón de trabajo, independientemente de cuántos años hayan estado trabajando en ese horario.

No pueden cambiar su biología porque la luz artificial que se encuentra en una oficina o fábrica es muy débil en comparación con la luz ambiental.

Al mediodía de un día soleado, la luz natural puede ser 250 veces más brillante que la luz de una oficina.

Cuando un trabajador del turno de noche regresa a su casa, a menudo se ve expuesto a esta luz natural brillante, enviando señales a su sistema de tiempo interno de que es hora de despertarse.

En un estudio de Harvard, los trabajadores del turno de noche se volvieron completamente nocturnos después de ser expuestos a la luz brillante en el lugar de trabajo y luego totalmente protegidos de la luz natural durante el día.

Pero esta no es una solución práctica para la mayoría de las personas.

Impulso de luz natural

Los residentes de hogares de ancianos también suelen sufrir de falta de luz solar ya que la luz interior puede ser débil. Al mismo tiempo, los residentes suelen pasar muchas horas lejos de la luz natural.

La suma de estos factores lleva a que el sueño de mala calidad sea una queja común.

Un estudio desarrollado en Holanda aumentó la luz en las áreas comunes de un asilo de ancianos, mientras intentaba que los dormitorios fueran lo más oscuros posible.

Esto pareció reducir las siestas diurnas y estabilizar el sueño nocturno, lo que mejoró la capacidad mental y la sensación de bienestar.

La privación de la luz no se trata solo de la pérdida de luz natural brillante; también se trata del momento de la exposición a la luz.

La luz del atardecer, por ejemplo, retrasa nuestro reloj corporal, haciéndonos levantarnos más tarde al día siguiente. La luz de la mañana avanza el reloj, lo que nos hace levantarnos más temprano.

Cuando trabajamos afuera esto no es un problema ya que estamos expuestos tanto al amanecer como al anochecer. Los dos se cancelaron mutuamente.

 

Estudiante universitario toma notas.

Pero hoy en día muchos de nosotros solo experimentamos parte del ciclo del amanecer al atardecer. Esto puede ser particularmente cierto para los estudiantes universitarios, que tienden a comenzar el día tarde en la mañana y luego pasan más tiempo al aire libre temprano en la noche.

La luz del atardecer retrasa los relojes de su cuerpo, lo que significa que es probable que se levanten y se acuesten más tarde. Esto se ve agravado por los cambios hormonales en la adolescencia y la edad adulta temprana, que retrasan el reloj corporal en aproximadamente dos horas.

Las consecuencias para la salud del tabaquismo, el alcoholismo y las relaciones sexuales sin protección son bien publicitadas, pero la importancia del sueño y el papel crítico desempeñado por la luz es, sin duda, menos conocido.

Más investigaciones a fondo y una mayor conciencia en esta área podrían ayudar a las personas a tomar decisiones informadas sobre cómo priorizar su propio sueño y obtener suficiente luz solar.

También podría influir en la forma en que los gobiernos, las instituciones educativas y los lugares de trabajo desarrollan políticas.

Minimizar la exposición a la luz antes de ir a la cama, y ​​tratar de obtener la mayor cantidad posible de luz matutina, son pasos simples que pueden ayudar a la mayoría de las personas a regular y mejorar su sueño.

 

Fuente: BBC

Desarrollan un robot para asistir a los ancianos y ofrecerles compañía

 

Científicos en Irlanda han diseñado un robot de compañía para mejorar el bienestar de las personas mayores que viven de manera independiente en sus propias casas o en comunidades de jubilados.

Expertos de la Universidad Trinity College de Dublín presentaron este miércoles a “Stevie II”, una versión avanzada del primer robot de asistencia social creado en este país con Inteligencia Artificial (AI, sus siglas en inglés).

El nuevo modelo podría convertirse en una herramienta de gran ayuda en asilos o en centros donde residen personas de edad avanzada que sufren problemas de movilidad y reclaman una experiencia afectiva.

“Cuando presentamos a Stevie, en vez de preferir que recogiese objetos o realizase tareas, lo que la gente realmente quería era interactuar con él, tener una conversación o pedirle algún tipo de información”, explica en un comunicado Niamh Donnelly, experta en AI del Trinity College.

En consecuencia, la siguiente versión de Stevie iba a tener un “componente social” más definido, señala la experta, quien adelanta que las próximas evoluciones seguirán explorando este componente social del robot.

“En el futuro, nos encantaría trabajar en la capacidad de Stevie para mantener una charla trivial. Eso es extremadamente difícil ya que depende enormemente del contexto, así que sería genial que pudiera desarrollar esa destreza”, afirma Donnelly.

De esa manera, los próximos Stevies podrían llegar a “vacilar” un poco con sus interlocutores, celebra la investigadora.

Este equipo multidisciplinar de científicos prevé aumentar en los próximos meses los programas pilotos con “Stevie II”, entre el que figura una prueba en un centro de cuidados de Cornwall (Reino Unido) vinculado al proyecto EPIC de la Unión Europea (UE).

A diferencia de su predecesor, “Stevie II” tiene mucha más movilidad y destreza , gracias al uso avanzado de tecnologías sensoriales que le permiten interactuar de manera más inteligente con las personas y el entorno.

Así, ha pasado de desarrollar tareas simples, como recordar a los pacientes los tiempos de tomas de medicamentos, a otras más sofisticadas y, de hecho, demandadas por los más mayores, como facilitarles acceso a ciertas tecnologías.

“Stevie II” tiene funciones de reconocimiento facial, lo que le permite dirigirse a las personas con las que interactúa directamente, así como comprender y responder a sus mensajes.

Para el jubilado Tony McCarthy, quien ha participado en este proyecto, la presencia del robot le ofrece “cierta sensación de seguridad”.

“Tengo asma y me recuerda qué medicamentos debo tomar. Pero lo más importante es su capacidad para, por ejemplo, hacer directamente una llamada de teléfono a los servicios de emergencia si alguien está incapacitado”, expone McCarthy, quien reside en un centro de Dublín. EFE

La comida rápida en exceso es nociva

Hace varios años atrás, uno de los principales problemas de salud pública era la desnutrición en la población infanto-juvenil. Sin embargo, en la actualidad, el péndulo se está inclinando hacia el otro lado, donde se observa a una población con malnutrición que incluye las enfermedades de sobrepeso y diabetes especialmente.

En parte estas enfermedades están ligadas al incremento de locales dedicados a la venta de comida rápida que mantienen fácil acceso y precios accesibles. De acuerdo a datos del Ministerio de Turismo en los últimos tres años el número de establecimientos turísticos de alimentos y bebidas creció en 479, con lo que hasta la fecha suman 1.466 locales activos. De esta cifra, 67 están en la categoría de bares y  discotecas, 85 son fuentes de soda y 235 son restaurantes. Muchos de ellos ofrecen comida rápida en sus menús.

Solo en la Calle Larga se contabilizan alrededor de 15 locales dedicados a la venta directa e indirecta de comida rápida como salchipapas, hot dogs, hamburguesas y demás. Esto se pudo observar en un recorrido que realizó este Diario por la zona. La mayoría de personas que ingresa a estos locales son estudiantes de secundaria y universitarios en edades de entre 12 y 27 años. Sin embargo, se debe considerar también que la venta de comida rápida se ubica en los alrededores de establecimientos educativos.

Testimonios

Este medio conversó con algunos consumidores de comida rápida para conocer las causas por las que acudían a estos locales. Algunos manifestaron que se sienten cómodos con el precio, otros que les atraía el sabor y otros pocos indicaron que acudían por temas sociales, es decir, por acompañar a sus amigos o conocidos.

Complicaciones

A decir de Paola Jaramillo, médico nutricionista del Hospital José Carrasco Arteaga (HJCA), no es raro encontrar a pacientes en cortas edades que presenten problemas con sobrepeso, obesidad y trastornos combinados. A decir de la experta, si bien existe gran cantidad de adultos que presentan estos cuadros, cada vez hay más niños en edad escolar que se unen a estas estadísticas.

“Además de la mala alimentación por la facilidad de conseguir comida chatarra (dulces y demás comida emplasticada), comida rápida (con muchas grasas), estas enfermedades se producen por el sedentarismo de los pacientes”, sostiene.

Para Jaramillono es raro encontrar ahora a adolescentes de 12, 13, 14 años con trastornos de la presión arterial, niños hipertensos, niños con riesgo de desencadenar diabetes a edades tempranas, debido al incremento del peso.

Estadísticas

Las ventas relacionadas a locales de comidaen esta ciudad son relativamente altas. De acuerdo a datos del Servicio de Rentas Internas (SRI), durante el 2018, se recaudó USD 4’068.386,42 por concepto de venta de comidas y bebidas en restaurantes, incluso  para llevar. Así también se recaudó USD 235.773,10 por actividades de preparación y servicio de bebidas para consumo inmediato en bares (con suministro predominante de bebidas).

Por otro lado, a través de un estudio realizado en 2017 por expertos interesados en conocer el índice de sobrepeso y correlación de enfermedades crónicas en adolescentes en Cuenca, se determinó que el 35% de la población estudiantil padece de sobrepeso y obesidad. Se comprobó que de este porcentaje, el 60% ya tenía problemas de hipertensión e hiperglucemia.

“Se evidenció en una segunda parte del estudio que solo haciendo cambios en la dieta y controlando el tamaño de las porciones y el tipo de alimentos que comían, los factores de reducción eran evidentes”, resalta Jaramillo.(LCH)(I)

¿CÓMO HACER FRENTE A ESTA PROBLEMÁTICA?

El empoderamiento de las familias y el compromiso de los centros educativos para propender al consumo de productos naturales, podría restar los niveles de sobrepeso y obesidad, según los expertos. La paleodieta que supone el consumo de alimentos que no tienen pesticidas, que no son congelados o preparados con anterioridad es una de las alternativas. También los clubes y programas de nutrición son necesarios para enfrentar este problema de salud.

 

EL DATO

La mayoría de personas que consume comida rápida son estudiantes de secundaria y universitarios en edades de entre 12 y 27 años.

LA CIFRA

35% de la población estudiantil padece de sobrepeso y obesidad, según un estudio realizado en 2017. De este porcentaje, el 60% tiene problemas de hipertensión e hiperglucemia.