Repatriarán desde EE.UU. ¨Tzantza¨ patrimonial de Ecuador

El Ministerio ecuatoriano de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana informó este lunes de la próxima repatriación de una “tzantza” o cabeza reducida, un objeto patrimonial que estaba en poder de una universidad en EE.UU.

La repatriación la gestionó la Embajada de Ecuador en Estados Unidos con la Universidad de Mercer, situada en el estado de Georgia.

En un comunicado, la Cancillería explicó que un delegado de la Universidad de Mercer entregó el pasado jueves el objeto patrimonial al Consulado de Ecuador en Atlanta.

El artículo será “prontamente” enviado al Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador (INPC), anotó.

Y detalló que el proceso técnico que permitió la referida devolución comenzó en noviembre del año pasado e incluyó el intercambio de información y resultados de análisis científicos entre la Universidad de Mercer y las autoridades competentes de Ecuador.

Ello permitió concluir que dicho objeto corresponde a una “cabeza reducida ceremonial auténtica” proveniente del país andino.

La gestión para la repatriación “constituye un importante logro en la cooperación cultural entre Ecuador y Estados Unidos, entre los que se incluye el recientemente suscrito memorando de entendimiento entre los Gobiernos de los dos países para restringir la importación de bienes culturales desde el Ecuador“, reza la nota oficial.

En diciembre de 2017, el Vaticano entregó al presidente del Ecuador, Lenín Moreno, una pieza arqueológica que custodiaban los Museos Vaticanos desde 1925.

Moreno recibió entonces una “tzantza” (cráneo humano reducido), de manos de un especialista colaborador de la directora de los Museos Vaticanos, Barbara Jatta, tras la reunión mantenida por el mandatario con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin.

Esa “tzantza” devuelta a Ecuador procedía de la tribu Shuar, del oriente ecuatoriano, y era el resultado del proceso de reducción de la cabeza de un guerrero muerto por otro; la llevó al Vaticano un misionero en 1925 y, aunque custodiada por los Museos Vaticanos, nunca se exhibió. EFE

Ecuador propone acciones a la Unesco para salvaguardar la lengua sápara

 

Ecuador propuso a la Unesco efectuar varias acciones para salvaguardar la lengua y cultura sápara, con el fin de proteger su patrimonio oral que se encuentra en peligro de extinción, ya que muy pocas personas lo hablan, informó este jueves el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC).

Esta propuesta surgió tras la reunión que mantuvieron en Quito el ministro ecuatoriano de Cultura, Raúl Pérez Torres, y el director del INPC, Joaquín Moscoso, con el subdirector general para África de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Firmin Edouard Matoko.

Pérez Torres, en declaraciones reproducidas por el INPC, indicó que Ecuador está implementando políticas públicas para promover acciones con el fin de alcanzar la revitalización de las lenguas indígenas y concretamente de la lengua sápara, con sus últimos hablantes.

Según las autoridades ecuatorianas, en la provincia de Pastaza (centro-este) son pocas las personas que hablan la lengua sápara, una cultura de varias comunidades que se asientan en un sector de la selva amazónica compartida con Perú.

En ese sentido, el director del INPC manifestó que es “urgente” la elaboración de un plan que “contemple el estado actual de la lengua y que busque que las iniciativas se encaminen a salvaguardar las manifestaciones relacionadas a la tradición oral”.

Según el Inpc, actualmente existen tres hablantes de lengua sápara pura (dos mujeres y un hombre), mientras que la Unesco, en 2001, calculó que el número de miembros de esa etnia no superaba los 300 (100 en Ecuador y 200 en Perú).

“Octogenarios, portadores de los saberes ancestrales, corriéndose el riesgo de que sus conocimientos no sean transmitidos a las nuevas generaciones, por lo tanto, ameritan acciones de salvaguardia que permitan la revitalización de la lengua y de las manifestaciones culturales”, subrayó el INPC en su comunicado.

La antropóloga y subdirectora técnica del Instituto, Gabriela López, afirmó recientemente que el proyecto se suma a otros esfuerzos que se han realizado en torno a gramática, diccionarios y otras actividades ligadas al ámbito educativo-lingüístico.

La idea -dijo- es lograr con los hablantes un registro de tradiciones, leyendas, cultura oral para, “de alguna manera, salvaguardar el lenguaje”.

En el proyecto trabajan en conjunto el Ministerio de Cultura, el INPC y el Ministerio de Educación a través de la Secretaría Intercultural Bilingüe.

Con 14 nacionalidades indígenas, Ecuador tiene 14 lenguas ancestrales, de las que 8 están en peligro de extinción, un mapa lingüístico preocupante revelado el pasado 28 de enero en el lanzamiento del Año Internacional de las lenguas indígenas.

Una realidad que no es exclusiva de Ecuador, pues más del 80 % de lenguas en EE.UU. que no sean el inglés están en peligro de extinción, así como más del 90 % de las lenguas de Siberia, según fuentes de la Cancillería ecuatoriana.

Los datos se revelaron en enero en la sede del Ministerio de Exteriores, en Quito, durante el lanzamiento del Año Internacional de las Lenguas, en paralelo con el desarrollado por la Unesco, en París.

Según el Foro Permanente de Cuestiones Indígenas de la ONU, aunque los pueblos indígenas constituyen menos del 6 % de la población mundial, hablan más de 4.000 lenguas.

La pérdida de un idioma no sólo es una “tragedia” sino que con su desaparición se “violenta un derecho humano” y se pierde la “comprensión de lo que es la vida, la naturaleza, el cosmos”, según dijo recientemente Ángel Tipán, secretario técnico del Consejo Nacional para la Igualdad de los Pueblos y Nacionalidades. EFE

“Katary”, un coreografía sobre el rito kichwa de la muerte Daniela Polo

 

Entre saltos, pasos fuertes y movimientos coreográficos que transmiten sensaciones de tristeza y alegría, se estrena en Quito la obra “Katary, cobijando la muerte”, una representación que recrea los ritos funerarios en la cosmovisión del pueblo indígena kichwa de Otavalo.

El Ballet Nacional de Ecuador (BNE) ha montado esta obra original con trece bailarines de su elenco del Ballet Metropolitano y la estrenará este martes en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”.

Dirigida por Verónica Torres, con música de Yarina Curi Cachimuel, “Katary” es una coreografía que expone la esencia de cómo las comunidades kichwas entienden que la muerte no es un momento de dolor sino “de alegría”, una obra que “representa la identidad profunda del ecuatoriano en la cultura” de sus raíces, en palabras del director general del BNE, Rubén Guarderas.

Además, insistió a Efe en que el Ballet, con sus 39 años de actividad artística, siempre ha intentado “cimentar la identidad, la voluntad y la sabiduría ancestral”, tanto en el montaje de la obras con sus elencos, como en el público que acude a admirarlas.

La puesta en escena muestra la muerte del joven indígena “Katary”, que significa “despertar” en quichua, como un instante de herencia y regocijo.

Torres, coreógrafa y bailarina, precisó que por ello “se realiza una fiesta en la que destacan juegos y bailes efusivos”, una práctica ancestral seguida hasta el día de hoy por el pueblo indígena de Otavalo cuando un miembro de la familia o de la comunidad fallece.

En la provincia de Imbabura (norte), Otavalo es uno de los pueblos indígenas más emblemáticos de Ecuador por su dedicación al arte y a la música.

En sus ceremonias fúnebres, los otavaleños también entonan cánticos que despiertan en el grupo las emociones de alegría y nostalgia por quien deja el mundo terrenal, y preparan grandes banquetes que disfrutarán todos los asistentes a ese ritual.

Sus danzas recrean un momento de “celebración” que transmite un saber antiguo de las comunidades andinas, matizó Torres.

Estas tradiciones “llaman mucho la atención ya que los mestizos celebramos la muerte de manera distinta para despedir al muerto”, puntualizó.

Su obra recuerda asimismo el “mes de la madre” (mayo) porque propone “el amor incondicional” de Urpigo, la madre de Katary, “que a pesar de que su hijo muere por diferentes causas, él trasciende del más allá para cumplir un anhelo que tenía la madre de volverlo a ver como un guerrero”.

Carolina Nicolalde, que interpreta a la progenitora, comentó a Efe que “esta es una obra que llega al corazón y lleva a reflexionar al público acerca del amor de nuestras madres e hijos”.

El Ballet Nacional estrena “Katary, cobijando la muerte” después de varios meses de intenso trabajo porque, según su director Guarderas, desarrollar una obra como esta requiere de “mucha lectura e investigación” sobre las tradiciones y costumbres de estos pueblos.

“Katary” se estrena precedida de la presentación de una primera obra ‘étnica’ que relata la procesión acuática y la adoración al “Santo Negro” practicada por los pueblos afroecuatorianos del noroeste del país.

En la llamada “Fiesta en el mar” se interpreta el baile de la marimba junto al cununo (tambor) y el guazá, un instrumento similar a un sonajero cuyas semillas dentro del armazón suenan al sacudirlo armónicamente.

Además se pueden escuchar arrullos y décimas de los pueblos afroecuatorianos de la provincia de Esmeraldas (noroeste).

Al igual que “Katary” con los indígenas, “Fiesta en el mar” es la expresión genuina y diferente de las comunidades de la costa ecuatoriana y tiene un sentimiento distinto al de los pueblos andinos por su energía y la diferencia en sus canciones y tipo de danza.

El director del BNE insistió en que en el estreno “vamos a encontrar en una sola presentación dos momentos muy diferentes de lo que son nuestras culturas ecuatorianas”. EFE

Más de veinte países participan en la Semana Cultural en Ecuador

Quito acoge desde este lunes y por cuatro días a las delegaciones de 22 países en “La Semana Cultural Internacional”, con muestras artísticas, culturales y gastronómicas.

El ministro ecuatoriano de Cultura y Patrimonio, Raúl Pérez Torres, comentó que el encuentro tiene la utilidad de “promocionar la participación ciudadana ecuatoriana en espacios que permitan el hermanamiento con los países del mundo mediante el intercambio cultural”.

Y consideró que sirve para el “fortalecimiento de los lazos de cooperación bilateral” y la difusión y posicionamiento de la cultura ecuatoriana en el exterior, según un comunicado del Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Al inaugurar el encuentro, el viceministro ecuatoriano de Cultura y Patrimonio, Gabriel del Cisne, señaló que abren “las puertas del corazón de Ecuador para que expongan sus tradiciones” y “para que otros países conozcan nuestro talento artístico”, recalcó.

“Estamos en tiempos de cambio en el mundo y este encuentro que proponemos incentiva nuevos diálogos, mencionó el funcionario.

En el evento, que terminará el próximo jueves, participan varios países de la región como Perú, Chile, Argentina, Brasil, México, Cuba, El Salvador y Estados Unidos.

Además China, Japón, Alemania, Irán, Qatar, entre otros, informó el Ministerio en sus redes sociales.

Esta cita cultural, que se celebra en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo en la ciudad de Quito, contará con unos 54 eventos artísticos que se desarrollarán.

Entre ellos destacan la danza, música, cine, fotografía y charlas de cultura y turismo, y serán presentados tanto por Ecuador, como por los países invitados.

De acuerdo al Ministerio, el Ballet Jacchigua, declarado Primer Patrimonio Cultural Vivo del país, escenifica danzas tradicionales de Ecuador.

El Ministerio indicó a través de su cuenta de red social Twitter que la ciudadanía “apreciará y descubrirá la variada tradición culinaria de los países participantes” con la exposición y degustación de su gastronomía, “fuente y producto de herencia milenaria”, agregó. EFE

Ecuador acoge muestra cultural y gastronómica con 22 países de 4 continentes

El Centro de Convenciones Eugenio Espejo de la capital ecuatoriana, Quito, acogerá, del 20 al 23 de mayo, “la Semana Cultural Internacional”, una muestra cultural, artística y gastronómica que contará con la participación de 22 países de América, Europa, África y Asia.

Para estas jornadas se han programo más de cincuenta actividades en diferentes ámbitos culturales para conocer en profundidad la herencia, arte y gastronomía típicas de cada una de las naciones participantes, informó este miércoles el Ministerio de Cultura y Patrimonio del país andino en un comunicado.

La propuesta del Ministerio, en la que también participa Quito Turismo, agencia turística de la capital, busca promocionar “la participación ciudadana ecuatoriana en espacios que permitan el disfrute, conocimiento y hermanamiento con los países del mundo mediante el intercambio cultural”.

Igualmente, persigue fortalecer “los lazos de cooperación bilateral con las Embajadas extranjeras acreditadas y reconocidas por el Ecuador y la concreción de iniciativas que difundan y posicionen a la cultura” nacional en el exterior, indicó.

Entre los 54 eventos artísticos y culturales que se han organizado para estas tres jornadas, hay actividades relacionadas con la danza, la música o el cine, así como exposiciones fotográficas y conferencias sobre cultura, turismo y educación, que están abiertas a la participación de cualquier persona.

Además, la ciudadanía tendrá la posibilidad de descubrir y apreciar la tradición culinaria de los países participantes, ya que podrán degustar su gastronomía dentro del Festival de Gastronomía Internacional que se llevará a cabo en las mismas fechas.

Entre las embajadas y consulados que participan en esta “Semana Cultural Internacional” figuran Alemania, Argentina, Brasil, Chile, China, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Estados Unidos, Haití, Honduras, Hungría e Indonesia.

Además, Irán, Japón, México, Nicaragua, Palestina, Perú, Qatar y Saharahui, enumeró el Ministerio en su boletín. EFE