Juan Guamán: combina el fútbol sala con ser Agente Civil de Tránsito

Hasta el 2012 se dedicó a jugar fútbol en el Deportivo Cuenca, ahí fue donde aprendió todos sus dotes en el arco que hoy lo destacan como uno de los mejores porteros de la ciudad, ya que en este proceso ha logrado participar en diferentes campeonatos a nivel local, nacional e incluso internacional. Su pasión por el balón tiene que combinar con su trabajo como Agente Civil de Tránsito.
A sus 26 años, ha tenido la oportunidad de jugar en el Mundialito de los Pobres, presente hasta el momento en cinco finales, ganando en tres ocasiones con diferentes equipos. Al principio era banca pero una noche llegó a probarse en 5 Esquinas y le sirvió para tomar confianza y ser más canchero. Un año después consiguió su primer título con El Vecino, aquel equipo lleno de figuras. Su segundo campeonato fue con Los Joyeros, y por último se alzó con el trono junto al debutante Simón Bolívar.
Guamán ha tenido experiencias internacionales y con el equipo “Trinca- Niupi” y ganaron el torneo “La Fiera”, logrando tener un cupo para jugar en Perú. Y como “Aviced”, pudieron jugar en Guatemala.
Gracias a sus buenas participaciones en los diversos torneos, ha podido ser convocado a microciclos con la selección ecuatoriana de fútbol sala.
“Esto es algo que me motiva personalmente, ya que estas convocatorias me dicen que todo el esfuerzo que se hace en las canchas y en las calles como agente está sirviendo para bien. No es fácil mezclar estas dos profesiones”, contó el portero.

En el trabajo
Ya se desempeña como Agente Civil de Tránsito por tres años y asegura que es algo difícil pero ha logrado sobresalir, y agradece mucho al doctor Adrián Castro, quien le ha ayudado cambiando turnos como una forma de apoyar al deporte.
“La verdad es algo complicado mezclar mi trabajo con los diversos campeonatos. Me ha tocado perderme algunas finales, pero soy consciente que el trabajo está sobre toda las cosas. Haciéndome agente entendí mucho, ya que yo era “fosforito” y jugando me enojaba por cualquier sanción, pero el agente como el árbitro está para controlar y poner orden”, finalizó. (RLT) (D)

DANIEL CARRIÓN, uno de los artífices de la escalada en Cuenca

Daniel Carrión, apasionado por la escalada, comenzó esta actividad llena de adrenalina desde los 14 años, que a lo largo del tiempo le ha permitido subir varios muros de diferentes países y lograr campeonatos.
Es licenciado en turismo, pero está metido de lleno en este emocionante deporte. Carrión cuenta que nunca sus padres le obligaron a que se incline por una carrera de estudios pero desde joven iba con su hermano y primo a escalar en el Puente Roto, la Virgen del Bronce o los recorridos por El Cajas.
El escalador cuencano, que tuvo su última participación en 2004, siendo ganador del campeonato nacional, decidió dejar las competencias para dedicarse a impartir clases en escalada. Hace alrededor de 15 años junto con Pedro y María Montezuma, emprendieron algo nuevo: una escuela de formación conjuntamente con la Federación Deportiva del Azuay (FDA).
No existe una edad establecida para iniciar con la práctica en el deporte en el muro escalada de la Federación, pero reciben a niños y niñas desde los 7 años. En varias clases se prepara la movilización del cuerpo, fuerza en los brazos y pies, pero sobretodo el manejo de la seguridad. Los implementos que son necesarios para este deporte son: arnés, zapatos “pies de gato”, cuerdas, magnesio en las manos (para no resbalarse) y listo se puede comenzar.
Para el atleta, no se podría denominar a la disciplina como algo de peligro. “No es tan extremo, porque es muy seguro, siempre y cuando las personas tengan el conocimiento y manejo del equipo. Para mí esto es como caminar para arriba”, comentó.
Carrión cuenta con el apoyo de su familia, sus dos hijos Francisco y Valentina, quienes siempre lo acompañan en sus clases en el muro del Complejo Bolivariano. También señala que practicar este deporte lleva a salir de la rutina y en su caso le ha permitido conocer nuevas paredes, subir nuevas rutas en distintas partes del mundo como: Yosemite, Patagonia, Perú, Chile, Colombia, México, Europa. (RLT) (D)

Bravo se hizo un paseo

La deportista cuencana se impuso en Campeonato Iberoamericano de Triatlón que se realizó en República Dominicana. 

En una entrevista pasada, la triatleta Elizabeth Bravo aseguró que no se encontraba al 100% tras una lesión que la dejó en cama varias semanas. Sin embargo, hace casi un mes volvió a competir en la Copa Panamericana de Triatlón y se ubicó en segundo lugar. Y ayer, volvió a demostrar que no solo se encuentra mejor físicamente, sino que puede continuar en el podio.

Bravo viajó a República Dominicana para participar el Campeonato Iberoamericano de Triatlón que se realizó la mañana de ayer. La cuencana tuvo como rivales a representantes de Estados Unidos, República Checa, España, entre otros países. Y aunque la competencia fue complicada, Elizabeth se quedó con el primer lugar de la categoría de mujeres élite. En segundo lugar se ubicó la argentina Romina Biagioli, y el podio lo completó la brasilera

Con la ganancia lograda, la cuencana continúa sumando puntos que le permitan clasificar a los Juegos Olímpicos que se realizarán en Tokio, en el año 2020. (AWM) (D)

La edad no fue un impedimento para caminar y correr

A sus 76 años, Luis Dávalos, en una silla de ruedas, recorrió cinco kilómetros en la carrera Hogar Cristo Rey.

El evento, que se realizó con el objetivo de recaudar fondos para la casa que acoge a personas de la tercera edad, tuvo la participación de alrededor de 1500 deportistas –la mayoría jóvenes–, quienes pagaron 10 dólares para correr cinco kilómetros.

“Para los que estuvimos aquí, los diez dólares fue una colaboración para el Hogar Cristo Rey, que lleva años recibiendo a los viejitos que la mayoría de veces zona abandonados. Es una alegría ver a estas personas participar”, dijo Betty Ordóñez, participante de la carrera.

Un grupo de hombres y mujeres, que tienen más de 70 años, también fueron parte de la carrera gracias al apoyo de los padrinos y madrinas. Ellos fueron los encargados de ayudarles a caminar y correr por la pista trazada en los alrededores del parque El Paraíso.

Entre los participantes estuvo Luis Dávalos. El hombre de 76 años completó los cinco kilómetros, a pesar de estar en una silla de ruedas.

“Gracias por darnos la oportunidad. Han oído a los que no tenemos voz. Esta es la primera vez que participó. Antes éramos solo nosotros. Ahora vea, la juventud está presente. Esta es la primera vez que nos toman en cuenta. Ojalá nos sigan respaldando”, dijo Luis.

El agradecimiento también lo hizo la fisioterapista del hogar, Adriana Bermúdez.

“Estamos contentos y sorprendidos por la acogida. El dinero recaudado es para mejorar la infraestructura del hogar y construir habitaciones para las mujeres del hogar”, dijo. (AWM) (D)