Kendall Jenner celebra el año en compañía Jordan Clarkson

Mientras algunos esperarían que la súper modelo recibiera el año con su familia, ella más bien prefirió irse de fiesta con sus amigas más hot y con uno de sus rumorados novios.

Sí, la noche del 31 de diciembre Jenner asistió al club preferido de las estrellas en la ciudad de Los Ángeles, The Nice Guy, donde además de disfrutar de una maravillosa velada junto a Bella Hadid, Hailey Baldwin y Jordyn Woods, también se dejó ver muy fogosa con Jordan Clarkson.

Jenner y el jugador de básquet han protagonizado rumores de romance desde el pasado mes de marzo, y este sábado, cuando el reloj marcó la media noche, ambos festejaron la llegada del 2017 entre besos apasionados y fuertes abrazos.

“Podías ver que ambos se gustan realmente y no lo estaban escondiendo”, dijo entonces un informante a E! News. “Ellos estaban coqueteando mucho. Ella estuvo riendo todo el tiempo”. (la.eonline.com) (E)

Belinda demuestra su amor

Belinda, le demostró su amor al mago estadounidense Criss Angel, por medio de mensajes en las redes sociales. La intérprete escribió en su cuenta de Twitter varios mensajes a su novio:

“De las cosas más bonitas que me pasó este año fue conocer a Criss Angel que me enseñó a no juzgar a las personas sin antes conocerlas”. “Happy new year @CrissAngel mi amor!”.

El año pasado se dio a conocer que Belinda y Criss habían iniciado una relación.

Investigar, la fórmula para hacer sombreros

Trece años de experimentación para que Francisco aprenda a hacer sombreros

El trabajo para aprender a hacer los sombreros no fue fácil. La historia del sombrerero en su oficio arranca en 1996. Trece años pasaron entre encontrar quien le enseñe, aprender las técnicas, experimentar por cuenta propia, dañar algunos materiales, hasta lograr un producto de calidad y hacer a la perfección un sombrero. Es decir, desde el 2009, él se considera un profesional en este arte.

Cuando quiso aprender el oficio, nadie le quería enseñar; los artesanos que permanecían en esa labor pensaban que el joven les podría quitar el trabajo. Tristes son los testimonios que cuenta el artesano; para él, esas negativas son anécdotas, pero es evidente que en vez de perjudicarlo, más bien le impulsaron a perseverar hasta lograr su objetivo.

“No me quisieron enseñar. Cuando llegaba a los talleres nadie me negaba la oportunidad directamente, ellos decían: híjole estoy ocupado venga la otra semana, venga la próxima; así me tenían dando largas, ocho veces me fui y siempre tuve la misma respuesta; hasta que un día dije no me voy más, porque me siento mal y me di cuenta que no me quieren enseñar”, eso cuenta Francisco.

Entrar en el andarivel del arte y artesanía, siempre ha sido complicado. Lo primero que aprendió el hoy sombrerero, fue la elaboración de sombreros de paño. Ese trabajo era muy escaso y dejaban ingresos demasiado bajos. Para no perder el tiempo, a la par Francisco se dedicó hacer artesanías de madera… (RDM) (I)