Banda musical se queda sin su vocalista

Aparentemente una falla mecánica provocó que el conductor de la buseta perdiera el control saliéndose de la carretera, se estrelló con un poste y una baranda.

Un fatal accidente de tránsito ocurrió a las 05h10 de ayer, en el Kilómetro 60 de la vía Cuenca-Molleturo-Puerto Inca, sector Migüir en el cual fallecieron cuatro personas y 13 resultaron heridas.

Una buseta particular tras perder pista cayó a un abismo de aproximadamente 250 metros, el automotor se quedó atrancado en un árbol y sus ocupantes salieron disparados del vehículo y quedaron entre los matorrales. Organismos de socorro fueron alertados de la tragedia e inmediatamente se atendió la emergencia.

De acuerdo a un informe del Sistema Integrado de Seguridad (ECU911), se dio a conocer que en la buseta particular viajaban los integrantes de una banda musical llamada “Urakan Tropical”, esta agrupación tuvo una presentación la noche del último martes en Andacocha, perteneciente al cantón Paute, en horas de la madrugada los miembros de esta agrupación decidieron salir con dirección a Guayaquil, sin embargo sufrieron el percance en la vía.

Enrique Figueroa, miembro del Cuerpo de Bomberos, indicó que en total 17 personas viajaban en la buseta, 13 personas resultaron heridas, paramédicos brindaron los primeros auxilios a los afectados, los evaluaron y posteriormente los trasladaron a diferentes casas de salud en Cuenca. Mientras que cuatro personas fallecieron, manifestó que murieron dos hombres y dos mujeres, entre las víctimas está la vocalista de la banda musical.

“De acuerdo a versión de los heridos que ya fueron estabilizados, al parecer existió una falla mecánica del vehículo por lo que perdió pista, se produjo el estrellamiento y cayó al abismo”, agregó Figueroa.

En el lugar del percance, trabajaron socorristas del Cuerpo de Bomberos, Personal del Grupo de Intervención y Rescate, el Grupo de Operaciones Especiales (GOE), varias ambulancias del Ministerio de Salud Pública, Cruz Roja y Comisión de Tránsito del Ecuador.

Por varias horas los casacas rojas trabajaron en el sitio para proceder al rescate de los heridos ya que la zona es de difícil acceso, con cuerdas y otros equipos especializados se logró asistir a los afectados. Además se pudo sacar los cadáveres de las víctimas, tras el levantamiento de los cuerpos se procedió a trasladarlos hacia el Centro de Investigación de Ciencias Forenses (CIC) para la respectiva necropsia de ley.

Miembros de la Comisión de Tránsito del Ecuador y Personal de la Oficina de Investigación de Accidentes de Tránsito, tomaron procedimiento del caso, recogieron indicios que ayuden a la investigación y así determinar la causa que produjo el siniestro en la vía. (SPB) (I)

Este millonario regaló todo lo que tenía y vive feliz con solo 15 objetos

James Altucher, autor de un gran número de libros de autoayuda que se convirtieron en ‘best sellers’, se propuso el reto de deshacerse de casi todas sus pertenencias materiales y vivir con tan solo 15 objetos, escribe ‘The New York Times’.

«Si me muero, mis hijos solo heredarán esta bolsa», dice Altucher en una entrevista a ‘The New York Times’ mientras muestra una bolsa negra de deportes que contiene tres camisetas, tres pantalones, dos calzoncillos, dos pares de calcetines, dos de zapatos, una bolsa de plástico con 4.000 dólares en billetes de dos, un ordenador portátil y un iPad.

En los últimos cinco años, este exempresario de la tecnología, capitalista de riesgo y experto financiero, se reinventó a sí mismo como gurú de la autoayuda, predicando la supervivencia en una época en que el sueño americano –una carrera universitaria, un trabajo en una oficina confortable y una casa con tres dormitorios– se ha convertido en una farsa. Por lo tanto, se ha deshecho de todo eso.

Hace varios meses el gurú de la autoayuda echó a la basura o donó por internet todo lo que poseía y dejó su apartamento en Nueva York. Desde entonces, duerme en las casas de sus amigos o en apartamentos alquilados a través de Airbnb. Como indica el periódico, Altucher emprendió este nuevo camino no por un revés de la fortuna, sino porque «está practicando lo que él mismo predica». Fue millonario en dos ocasiones y las dos veces se arruinó.

«Para mí, tener poco significa que no tengo que pensar en las cosas que poseo», afirma Altucher. «Ahora puedo pensar en otras cosas. Puedo explorar otras maneras de vivir más fácilmente». Asegura que «el amor, la felicidad, la curiosidad y la amistad son las verdaderas emociones minimalistas porque no es algo que recibes de otros, sino que das». (msn.com) (I)

Por qué en Japón los jefes NO felicitan a sus empleados cuando hacen bien su trabajo

Todo el mundo se detuvo y miró a Keiko Sakurai, quien inmediatamente se dio cuenta del error que había cometido.

Ocurrió hace años, cuando Sakurai trabajaba como auxiliar de contable en una gran empresa de Japón.

El hombre (quien le gritó) era su cliente, un ejecutivo de una compañía de servicios energéticos que rondaba la cuarentena.

Y, según el protocolo tradicional japonés —respetar a tus mayores; mostrar deferencia al trabajador de mayor jerarquía— ella sabía que él podría justificar haberle alzado la voz.

El hombre había estado criticando sus métodos de contabilidad mientras tomaba unas copas después del trabajo junto a sus colegas.

Sakurai se defendió diciendo que sus prácticas eran las adecuadas.

Pero el hombre continuó quejándose. Así que Sakurai afirmó que sus métodos cumplían lo estipulado en el contrato.

No importaba que los métodos de Sakurai fueran los correctos o que aquel hombre aprobara la mayor parte de su trabajo.

Según la jerarquía laboral japonesa, un feedback positivo es algo que se escucha muy raramente.

Los negocios en Japón se manejan según sus propias normas, diferentes a las de los países occidentales o incluso a las de otras naciones asiáticas.

Y, para quienes trabajan por primera vez como directivos en Japón, la manera adecuada de explicar a sus empleados su evolución en la empresa puede resultar chocante. (EC) (I)

Curiosidades de la natación paralímpica

La natación es uno de los deportes paralímpicos con mayor tradición, pues se viene practicando sin interrupción desde el inicio de los mismos, los de Roma de 1960. En la natación paralímpica se practican los cuatro estilos: libre, braza, espalda y mariposa.

El método empleado es el tapping, consiste en golpear la espalda o cabeza del nadador con un palo que sujeta una esponja en su extremo, para avisarles del momento de realizar el viraje. Sin embargo, en estos momentos se está trabajando en otras alternativas que aprovechan las nuevas tecnologías. Samsung Iberia ha desarrollado Blind Cap, el primer gorro de natación que incorpora un sistema de vibración y tecnología bluetooth en su interior para alertar al nadador ciego.
Su funcionamiento es sencillo: sincronizado con el smartwatch Gear S2 o con cualquier Smartphone Android a través del bluetooth, el entrenador envía la señal de aviso desde estos dispositivos, una señal que se traduce en vibración en el gorro del nadador ciego y le permite voltear sin necesidad de ayuda adicional.

Los nadadores se clasifican en categorías que se numeran de menos a más en función del grado de discapacidad. De esta forma, las personas con discapacidad física o parálisis cerebral se reparten en las clases de S1 a S10.

Fuente: Muyinteresante.es

Multan a un conductor por la sombra de su coche

Que las multas tienen afán recaudatorio es una de esas verdades que las autoridades no cesan de desmentir y los conductores de constatar. Pero lo que le sucedió a este conductor ruso en un caso extremo: recibió una multa por circular traspasando la línea continua de la carretera. Pero no, no se trataba de su coche, ¡sino de su sombra!

Las imágenes tomadas por las cámaras y difundidas por el portal web drive2.ru no dejan lugar a dudas. «Las cámaras quieren que paguemos multas, incluso si es la sombra del automóvil la que viola las normas de tráfico», comentó el ‘infractor’ en el portal.

Lo cierto e que tras haber presentado una queja en la policía de su país ésta se ha comprometido a anular la multa y se ha disculpado alegando que era un fallo técnico. (I)