La producción de sombreros de paja toquilla

En Cuenca entre la Calle Larga y Padre Aguirre se encuentra ubicado el Museo del Sombrero de Paja Toquilla, que pertenece a la Familia Paredes Roldán, quienes se han dedicado a la confección de sombreros por más de 60 años, gracias al esfuerzo y constancia de esta familia, siendo este un producto muy representativo, además  se constituye como el principal medio para los ingresos económicos.

La planta de la paja toquilla que nace en la Costa de Ecuador , esta pasa por un proceso arduo, la planta se cosecha cada año en proporciones grandes, se le corta después se cocina de uno a dos días con sal y agua para lograr obtener más flexibilidad y el color natural. Luego es traída a Cuenca y más adelante las mujeres de la ciudad dedicadas a esta labor compran en el mercado y llevan a sus casas para tejer los sombreros, pero ellas los tejen a mano, son mujeres pertenecen a diferentes cantones de la provincia. Estas señoras llevan a la fábrica para retocarles y más adelante  el producto es exportado.

El costo de los sombreros varía, pues pueden tener el valor de 20, 30, 50, 60, 350 hasta 1.000 dólares, eso depende de la forma, el diseño y la calidad que pida el cliente.

Este museo tiene una gran acogida por parte de turistas nacionales y extranjeros.

 

Flavio Efraín Zhagui Chuchuca

Flavio Efraín Zhagui Chuchuca, es uno de los guías de este museo, quién ha logrado instruirse de una manera muy amplia en el aprendizaje de varios idiomas para poder informar  de una manera sumamente eficaz y clara sobre lo que posee el museo  a  los turistas tanto nacionales como extranjeros.

Este joven cursó sus estudios en la Universidad de Cuenca,   se formó en la carrera de Diseño Gráfico y a mas de ello su complemento de vida fue siempre el estar estudiando nuevas lenguas como el alemán, el inglés, y otros más.

Efraín lleva trabajando en este museo por más de ocho años, su trabajo lo llena  de mucha satisfacción  e inspiración para obtener muchas ideas en el diseño. Se siente orgulloso de trabajar en la elaboración y diseño del Sombrero de Paja toquilla pues este producto es netamente ecuatoriano, por otra parte  también se siente contento de que día a día   se va  relacionando  con gente de todo el mundo y así mismo va aprendiendo  nuevas cosas sobre las distintas culturas que tiene el Ecuador. (SPB)

 

Prensa Hidráulica

Esta máquina es utilizada para prensar cada uno de los sombreros, así como darles forma y definir el modelo del producto. Funciona con un motor y agua.

 

 

Maceteadora

Es usada para sacarle brillo a los sombreros, también hacerlos suaves  y aparejar el tejido. De esta forma las fibras que componen el sombrero se ven muy definidas.

 

 

Sección para la coloración

Don Flavio Tobáy,  se encarga de preparar los químicos para teñir cada uno de los sombreros de paja toquilla. Los colores dependen de lo que el cliente solicite.

Ejemplo de humildad

 

Ma. Cristina Molina Galarza

Hace pocos días algunas personas  sosteníamos que el título “Papa” era similar al nombre que nos dan nuestros padres al momento de nacer, nombre al que es imposible renunciar. Grande fue la conmoción mundial el día lunes 11 de Febrero al conocer a través de  los medios de comunicación, que el Papa, cabeza de la iglesia Católica, había dimitido  a  su cargo. Estoy segura que la mayoría de nosotros nos hicimos las mismas preguntas : ¿Se puede renunciar a ser Papa? ¿Cuál será su futuro? ¿Qué le llevó a tomar esta decisión?

Al mismo tiempo y  a raíz de este acontecimiento empezaron a salir a la luz una serie de historias de otras renuncias Papales  por diferentes situaciones en los años: 235, 1294, siendo la penúltima  la de Gregorio XII en 1415. Surgió entonces el deseo de volver a revisar  como se elige a un nuevo papa e investigamos que se realiza  mediante elección interna y que de los 240 cardenales que existen en el mundo católico, solo 117 de ellos pueden elegir y ser elegidos al tener una edad menor a 84 años. Pues cuenta la historia que el papá más viejo de todos los tiempos fue elegido a los 100 años de edad y duró al frente de la iglesia Católica 2 años tras su fallecimiento.

A pesar de que algunas personas hagan referencia al rayo sobre la Basílica de San Pedro o a  la caída del asteroide en Siberia como un castigo divino ante la dimisión del Papa, para muchas personas en el mundo esta renuncia constituye  un ejemplo de humildad y sobre todo humanidad. Su dimisión es un ejemplo de vida, al reconocer que sus fuerzas físicas y espirituales llegaron a su límite tras una constante lucha  durante siete años en contra de decenas de casos de curas pedófilos, la traición de su mayordomo Paolo Gabriele y los escándalos del Banco del Vaticano. Benedicto XVI nos da una nueva lección al tener una vida llena de renuncias a un mundo vacío, efímero, materialista lleno de vanidad y ego, para unirse a la oración por el mundo de la mano de Dios.

A vueltas con el matrimonio


Roberto Grao Gracia

Ordinariamente, el hombre y la mujer, a lo largo de su vida y especialmente en su juventud, sienten un fuerte impulso a compartir su existencia con otra persona, generalmente del sexo contrario. Con ello, ambos buscan compañía, afecto, complementariedad psicológica, ayuda en sus proyectos e ilusiones y también ante las dificultades que la vida nos presenta a todos y, a través de la satisfacción de la unión sexual, la traída de hijos al mundo. Es lo que se denomina tendencia a la unión conyugal que se hace más intensa conforme se alcanza la mayoría de edad y se crece en madurez y en sentido de la responsabilidad.

    Desde las más primitivas civilizaciones de la antigüedad, ha sido tradicional que esa tendencia se plasmase en el matrimonio entre un hombre y una mujer, por medio del casamiento entre ambos como acto constituyente de la fundación de una familia que es la aceptación de la vida compartida en común, ampliada después con o sin el nacimiento de los hijos. La civilización cristiana occidental, ha basado su desarrollo social y cultural en esa figura del matrimonio monógamo, formado por una sola mujer y un solo hombre. En este, como en otros aspectos de la vida humana natural obramos de modo parecido a los animales, que también buscan su pareja para procrear, alimentar y criar a su descendencia, puesto que también nosotros, corporalmente hablando, somos mamíferos que siguen las pautas de muchos de los seres animales vivientes.

    Esta forma de unión conyugal natural y tradicional entre un hombre y una mujer, conlleva múltiples e innumerables beneficios para los contrayentes y para la sociedad, como son la incorporación de nuevos ciudadanos a la sociedad, el mantenimiento y desarrollo de la especie humana, la formación y educación de los hijos de modo estable y duradero, la ayuda mutua entre los esposos, etc.

Segundo quimestre escolar inició con normalidad

 

El director del Distrito 2 de Educación Intercultural y Bilingüe del Azuay, Jorge Quilambaqui,  indicó  que las clases correspondientes al segundo quimestre de este año lectivo en los establecimientos  educativos con régimen  Sierra de esta provincia han iniciado clases con normalidad.

Aseguró también que se ha trabajado según lo establecido en el calendario escolar vigente.

Cabe mencionar que los alumnos tuvieron quince días de descanso luego del primer quimestre de labores y para verificar su cumplimiento autoridades del distrito, supervisores y asesores de apoyo pedagógico se han desplazado a los diferentes planteles educativos y no han visto anomalías en lo laboral. (SCU)

 

Los hombres sufren más en una ruptura amorosa

El cuento es conocido: luego de una ruptura amorosa, ellas no dejan pasar cinco minutos antes de tomar el teléfono y, en medio del llanto, requieren la ayuda de su mejor amiga, mientras ellos se divierten  y se encuentran  con sus amigos y comienzan a olvidar todo lo relacionado con su antigua pareja.

Casi inevitablemente, el cliché del fin de una relación dicta que las mujeres sufren más que los hombres y que para éstos sería muy fácil continuar con su vida.

Sin embargo con el paso de los días y el tiempo, por medio de investigaciones se  ha determinado que  los hombres jóvenes sufren más que las mujeres tras una ruptura amorosa y este sentimiento suele sumirlos en la soledad.

Hoy, hombres y mujeres se sitúan en igualdad de condiciones frente a los sinsabores de una ruptura sentimental: para todos son dolorosas y requieren apoyo y comprensión. Pero debido a los diferentes modos de relacionarse con la pareja y con su entorno más cercano, para los hombres resulta más difícil lidiar con este período en el que, además, se enfrentan con consecuencias más traumáticas, como el abuso de alcohol y drogas.
Ciertas preocupaciones

En esto hay que ser claros: no se trata de que hoy los hombres sean más sensibles que antes, sino de que ya no son víctimas del estereotipo del macho rudo y sin sentimientos de antaño, lo que les permite expresar aquellas debilidades que son parte de su forma de comunicarse afectivamente con los demás.

Aunque no se crea, es precisamente el modo masculino de encarar las relaciones con las parejas y el entorno más íntimo el que hace que los hombres sufran más los costos de una ruptura sentimental.

 

Ellos no saben estar solos

Para los hombres es tan desconcertante el sentimiento de soledad, lo que les conduce a permanecer en redes sociales como una forma de apoyo y buscan, lo más rápido posible, recuperar lo que perdieron. Los hombres tienden a emparejarse muy pronto porque lo necesitan y porque para ellos la elección no es muy compleja. Después de todo, la mayoría de las veces sus expectativas no radican en encontrar a una persona especial, sino a una que sustituya a la pareja anterior y llene ese vacío. Cualquier mujer a la que puedan invitar a salir o con la que puedan pasar el tiempo es buena para ellos en ese momento. Pero  llega un momento en el que los hombres quieren regresar con sus ex parejas  y muy pocos han logrado ser perdonados y aceptados nuevamente por las mujeres.